fbpx
 
EL CONFLICTO EN PAREJA COMO OPORTUNIDAD

EL CONFLICTO EN PAREJA COMO OPORTUNIDAD

 

Cada conflicto de pareja es una gran oportunidad para ser más libre y una forma de hacerse cargo de uno mismo, a la vez que soltamos expectativas “infantiles” nos hacemos más adultos, más autónomos y maduros. Los conflictos son oportunidades de crecimiento. Sólo la convivencia va a hacer aflorar estos conflictos. Cuando nos enfadamos exageradamente es porque el otro ha tocado una fidelidad que aún nos ata a nuestro sistema de origen o nos está mostrando algo que no aceptamos de nosotros mismos.

En realidad observo que ante los conflictos la pareja por lo general:

  • No los resuelves o los ves como algo muy negativo.
  • Otros los dejan sin resolver.
  • Otros hacen un bypass sobre ellos.

 

El conflicto va ser un indicador del momento en el que te encuentras. Va a señalar el nivel de consciencia de tu  relación de pareja: 

En un primer lugar están los centrados en uno mismos. Aquí los conflictos erosionan la relación y suele haber agresiones cuando aparece la ira, y se pierde la integridad. Hay acusaciones, culpabilización e indignación. Aquí en esta fase tener la razón es más importante que ser felices. No hay que indagar mucho para ver que detrás de estos dos términos se encuentra un “Yo” y un “Tu” sin contar con el otro,

Luego están los centrados en nosotros, en esta forma de ser se profundiza algo más en los conflictos, aunque no se entra de lleno, porque el conflicto aún sigue siendo visto como una amenaza a la relación, y se entiende como algo insano y que perjudica. Pero ya se encuentra una armonía entre el «Yo» el «Tu» y el «Nosotros»

En estas dos fases anteriores, según mi experiencia cada miembro de la pareja ve en su pareja lo que no puede ver en sí mismo y lucha constantemente para cambiarlo. Creo que en la primera forma de relacionarse los componentes de la pareja están identificados con su YO. En la segunda parece ser que hacen un ego más colectivo, nosotros, pero aún falta ese toque de consciencia y amplitud que nos mantenga en el SER pareja como es el caso que comento a continuación:

Por último están los centrados en el SER, si se da este tipo de pareja puede ser que sea una bendición, aquí ya no importa profundizar en el conflicto, incluso se le da bienvenida porque su presencia te hace crecer y prosperan en intimidad profunda. La pareja se va haciendo más honda y se resuelven asuntos no resueltos desde la infancia. Es una oportunidad de contactar con tu niño herido y con el de tu pareja. Ya se sostiene la batalla entre la repulsión y la atracción de una forma consciente dando vida a través de la relación. Se convierte la relación en esa sintonía entre el valle y el pico de la montaña.

La relación de pareja sirve para trabajar tu sombra y mejorar.

Aquello que te molesta exageradamente de tu pareja es eso que tienes que mejorar en ti. Es tu oportunidad de sanar esos asuntos sin resolver en ti mismo. El arte de hacerlo con responsabilidad te va hacer tener bien presente esta premisa de Aristóteles:

“Expresar lo que sentimos a la persona adecuada en el momento adecuado con el propósito justo y de la forma correcta”.

A continuación, voy a proponerte un ejercicio que puede hacerte reflexionar sobre este sentido. Pregúntate:

¿Qué ves de especial en tu pareja? Contesta con sinceridad y entra en la posibilidad de que todo esto que te atrae de tu pareja sean tus carencias. Aquello que quizás tengas que cultivar en ti mismo. 

¿Qué crees que te hace especial a los ojos de tu pareja? Buena pregunta, contesta con honestidad, está va ser tu proyección positiva y quizás las carencias de tu pareja. Aquello que quizás ella tenga que cultivar en ella. 

Y recuerda la contestación a estás preguntas, no es bueno ni malo, es observable. Una oportunidad de crecer y aprender gracias a tu relación. ¿Qué tres situaciones emocionales te puede presentar la pareja para que sanes?

La reactividad

Esto significa actuar sin conciencia, automáticamente y reviviendo antiguas pauta de comportamiento del pasado de forma más meno desbordante.  En estos casos perdemos la presencia y dejamos de actuar para reaccionar. Este fue el desafío que me llevo a la meditación y el crecimiento personal.

Aquí el mindfulness y la meditación ayuda mucho.

Te ayuda a estar presente a los pensamientos que surgen: sensación que aparece y la emoción que se desencadena. Esto produce una sensación en mi cuerpo, algo se encoge, si no estoy presente a esto, se desencadenará una emoción: Ira, melancolía, pánico

El mindfulness te capacita para “darte cuenta” y aquí puede ser buena idea que la pareja se alíe contigo y que te de la señal de alarma para ayudarte a este fin.

Según en la fase de relación de pareja que te encuentres serás más reactivo o menos. Si nuestra pareja abre un espacio a la reactividad.  Luego es súper nutritivo compartir lo sucedido desde la compasión y, sin vergüenza, sin superioridades espirituales, sin culpabilizar. La reactividad en realidad, a ser observada y comprendida nos abre las puertas a la responsabilidad, desde la vulnerabilidad y transparencia.

La pareja te enseña cómo comunicar

Una buena comunicación con la pareja que dejamos atrás o la que tenemos puede aliviar y evitar muchos momentos de dolor y conflicto. Conocer los mecanismos y vías de comprensión entre el hombre y la mujer evita malos entendidos que a veces causan heridas injustificadas. A continuación, te expongo algunos tips para que te puedan ayudar en este sentido. Fíjate como la forma de expresar puede cambiar la forma de tomárselo la pareja.

En lugar decir “no me comprendes” puedes decir: “no me siento comprendido”

En lugar de reprochar “me haces quedar mal en público” puedes expresar “me incomoda que digas eso de mí”.

Además, voy a compartir contigo un gran estudio de la comunicación: Marshall Rosenberg, autor del libro Comunicación no violenta. Marshall propone poner el foco en la otra persona y en ti también. Estar atentos a desde dónde habla mi pareja, observa en que está mi pareja, cuál es su necesidad, cual es la mía al respecto. ¿se entiende la idea? En definitiva, observa siempre si te estás manteniendo en lo mejor para ambos.

Un libro que a mí me ayudó mucho y que recomiendo siempre es Los 4 acuerdos toltecas, de Miguel Ángel Ruiz.

1.Haz siempre lo mejor. Siembra lo mejor de ti. Busca la excelencia con humildad.

2.No te tomes nada a lo personal. Observa al ego. Este es soberbio y se resiente cuando siente que lo atacan. Céntrate en tu esencia divina y espiritual. Serás inmune.

Yo añadiría: deja de creer en el ataque y la defensa y elije paz. Lo que te diga tu pareja no te lo tomes a lo personal decide abandonar la creencia en el ataque y tu necesidad de defenderte con otro ataque.

3.Impecabilidad con tus palabras. Elige hablar con amor o callar, decide no juzgar y sí decir palabras que motiven. Las palabras no siempre se las lleva el viento. A veces son puñales.

4.No supongas nunca nada.

Y lo último que te voy a sugerir referente a este aspecto es pasar todo lo que vayas a decir por las tres rejas.

Pregúntate:

¿Lo que vas a contar a tu pareja es verdad?

¿Eso qué vas a decir a tu pareja es bueno para alguien? Si es una opinión, guárdatela

¿Es necesario que lo sepa tu pareja?

Si no pasa las rejas mejor no lo digas.

La pareja te va a confrontar con tu analfabetismo emocional

La inteligencia emocional es fundamentalmente la capacidad que tenemos de hacernos cargo de las emociones que experimentamos, que vivimos, y no identificarnos con ellas. No demos más atención a la razón que a la emoción. Es a través de la emoción como se vislumbra. En realidad, las decisiones tomadas integrando la razón y la emoción son más responsables y maduras. Puede ser una buena idea conectar profundamente con el sentir y no buscar explicaciones solo lógicas. Por último, abandonar creencias tipo de la racionalidad va con el hombre y la emocionalidad con la mujer.

En conclusión, podría ser un bello camino a todo esto reconocer el dios que hay en mí y el dios que hay en ti, el famoso “Namaste” hindú ¿verdad? Qué bonito podría ser reconocer la divinidad que hay en uno mismo reflejado en la divinidad de nuestra pareja y desde aquí caminar juntos. Llevar en nuestra relación un mantra que sea:

”Yo soy tú y tu también eres yo, somos distintitos e imperfectos y en esa imperfección y unicidad nos amamos. Somos uno y el mismo” Y de esta manera abandonamos la “otredad”

Basado en material didáctico de la E.E.D.P.

Si te ha sido útil este recurso, no te olvides de darle un vistazo a mi programa de acompañamiento Más información

También puedes acudir en Valencia a:

✔Las próximas ediciones de ENCUENTROS CON ALMA. Conoce gente desde dentro. Más información

✔Si lo prefieres puedes acudir a MI PRÓXIMO RETIRO VIVE A PLENO PULMÓN Más información

✔Mis charlas-taller GRATUITAS PRESENCIALES /ONLINE  Más Información  

Es un placer tenerte a bordo.

Recuerda que: «El viaje hacia el buen amor de pareja comienza por el coraje de amarse a uno mismo y soltar convenientemente, aprender a escoger y ser la persona que deseas en tu vida»

Seguimos en la brecha!

Hondo abrazo

Técnicas de Desarrollo Transpersonal