fbpx
 

Déjate un poco en paz.

 

«No puedo poner la mente en blanco» ¿Te suena esto? Es este un comentario que suele oírse con mucha frecuencia a la hora de ofrecer un retiro de meditación o mindfulness, lastimosamente este hace que la persona no viva esta interesante experiencia.

De todos es sabido los beneficios de la práctica de la meditación. Más de cien beneficios aseguran los nuevos estudios neurocientíficos, pero esta práctica es saboteada por una intención de “poner la mente en blanco».

Frustrados y con razón,  la mente no se puede poner en blanco, esta no puede quedarse sin ningún pensamiento, si es esto lo que quiere indicar esta frase, claro. Pretender quedarse sin ningún pensamiento es como pretender querer parar el riego sanguíneo.

La mente es una radio parlante que siempre está emitiendo, lo único que podemos hacer con esta práctica es observar toda sustancia mental, es decir, todo pensamiento para que con el tiempo de práctica y atendiendo a otro cosa (respiración, cuerpo, emoción, movimiento, amanecer, sonido…) la mente baje su frecuencia lanzadora de pensamientos, nada más, nuestro entrenamiento consiste en intentar que cada vez haya más espacio entre pensamiento y pensamiento y no pretender poner la mente en blanco.  Por lo menos así se concibe desde la meditación transpersonal.

Esta práctica a medida que va pasando el tiempo, produce sosiego y un “darse cuenta” y toma de consciencia de tu momento que produce calma y bienestar.

Lo que he comprobado con el transcurso de los años de práctica meditativa y  trabajo personal es que mi relación con la incertidumbre  y la impermanencia mejora, que mí poder de resiliencia aumenta, es decir, la capacidad de sobreponerme a los momentos fastidiosos es mayor, además he experimentado que entrenar en esta disciplina hace que no me crea nada de lo que pienso, me da una separación con los pensamientos que vienen y van,  y que casi siempre lo ven todo torcido.

Además me gustaría indicarte también que meditar no es buscar un trance de tipo hipnótico o canalizaciones, ni buscar mensajes felices y fantásticos, ni un Valium metafísico.

Puedo decirte que no sé si alguna vez he puesto la mente en blanco, yo solo sé que me siento 20 minutos diarios para estar un rato conmigo, para que cada vez haya más separación entre un pensamiento y otro, porque si no lo hago me paso todo el día con una de las cuatro partes de las que soy, porque te recuerdo que somos cuatro cosas: mente, cuerpo, emociones y alma, si no fuera por esta práctica me pasaría todo el día con mi mente y me olvidaría de las otras tres.

En realidad, no me siento a meditar para nada, simplemente me siento a observar, me siento a “ser” y dejar por un rato el “tengo que”. Los numerosos beneficios no son el objetivo, sino un efecto natural de la práctica, estos beneficios son el resultado natural de ponerse en modo ser, no esfuerzo, pero paradojas de la vida nos cuesta un gran esfuerzo no esforzarnos y la meditación entrena este aspecto.

Si quieres aprender esta práctica lo tienes muy fácil acude al Grupo de Crecimiento Personal Vivir en Confianza si vives cerca de Valencia o medita con nosotros sin salir de casa, desde tu ordenador, pide información y verás que fácil.

Además de sugerirte dos espacios donde puedes practicar en grupo, voy a compartir contigo una meditación que aprendí hace algún tiempo y crea un antes y un después en mi persona.

Hondo abrazo

Confiar es una forma de vida

 

Juan Martinez Simon
Terapeuta en Confianza Plena Transpersonal (C.P.T.) Fundador de la Plataforma de Vivir en Confianza www.vivirenconfianza.com forma parte de nuestra comunidad y únete a nuestro Facebook. ¡Te esperamos!
Juan Martinez Simon
Juan Carlos Martínez Simón, Terapeuta Transpersonal, Experto en Confianza Plena y Fundador de la plataforma www.vivirencofianza.com.
Mi vocación, acompañar a toda persona que atraviese una situación emocional conflictiva a que consiga el empoderamiento personal que le haga encontrar el camino hacia la Plenitud.

“Existe un camino que te lleva a vivir en CONFIANZA, donde desaparece el miedo y surgen el Bienestar y el Éxito”
Juan Carlos Martínez Simón.